¿Dónde comprar tiempo?

No sabemos cuándo se nos va acabar el “tiempo” de nuestras vidas, éso está en manos del destino, de Dios, de la suerte, de cuando “te toque” o cualquier otro concepto o creencia que tengamos, todas ellas respetables, pero a la vez, independientemente de la creencia o visión que tengamos de la vida, todas coinciden en que el tiempo es limitado, tienes un “crédito de horas”. Está claro, que con nuestras decisiones, actos y forma de vivir, podemos acortar o alargar este “crédito”, o disfrutarlo con más o menos calidad. No es menos cierto que muchas personas, teniendo el mismo crédito le sacan más partido que otras, porque se organizan mejor, no malgastan el crédito, delegan o contratan a otras personas para que les liberen tiempo, lo usan en acciones que les devuelve más tiempo o mejoran su calidad, etcétera. Es por ello, que debemos ser conscientes de este hecho, valorar el tiempo, saber que no podemos comprar más tiempo en un supermercado (al menos de momento) y tomar las decisiones más adecuadas. Os invito a que veáis el vídeo y reflexionéis, tampoco hay que agobiarse ( gastamos tiempo y tenemos crédito limitado,jeje), pero sí pensar en qué nos gusta, qué nos hace sentir bien, qué cosas o personas son importantes para nosotros y qué acciones podemos tomar para mejorar la calidad de este crédito. Así que ánimo, reflexiona, visualiza y empieza a usar bien tu crédito, por ejemplo, dedicando tiempo a tu pareja, amigos, familia, mascota, a ti mismo haciendo algo de ejercicio, comiendo sano, haciendo actividades que te gustan y buscando algún trabajo que te apasione. Por último, algunas ideas prácticas:

  • Si te desplazas andando o en transporte público, puedes aprovechar para escuchar música, una conferencia, un audio libro, un curso de idiomas, grabar ideas o notas de cosas que debas hacer, leer, estudiar, ordenar la cartera y tirar todos esos papelitos que llevas, responder email, hacer una llamada que tenías pendiente…
  • Haz la compra de alimentos u otros artículos por internet, si hay alimentos que te gusta elegir en la frutería, por ejemplo, ve tú mismo, pero “para lo de siempre” champú, detergente para la ropa, artículos empaquetados…, pide que te lo lleven.
  • Delega actividades que te quiten tiempo y no te guste hacer, el límite estaría en que si para pagar esos tipos de servicios tienes que trabajar más en algo que no te gusta o que te quita mucho tiempo de vida, porque si es así, igual “gastas” menos tiempo en hacerlo tú mismo.
  •  Revisa todo lo que haces, busca fórmulas, pregunta,compara, piensa, si realmente merece la pena y está dentro de lo que quieres para tu vida, si es así, busca la manera de optimizarlo, hacerlo mejor, más rápido y/o que lo disfrutes más haciéndolo. No sé, igual no te gusta barrer, pero si cantas o escuchas música, te quitas los zapatos al entrar en casa, consigues que tengas que barrer menos y que cuando lo hagas te lo pases bien.
  • Hoy en día hay muchos trámites que se pueden hacer vía internet o teléfono, te ahorrará muchas esperas, desplazamiento, buscar aparcamiento, etc.
  • También existen comparadores online para casi todo, úsalos y no tendrás que ir tienda por tienda o empresa por empresa.
  • Hay veces que el transporte más rápido es el más caro, pero igual merece la pena. Volvemos a lo hablado antes, si puedes permitirte pagarlo seguramente será una buena opción, ahora, si para pagarlo tienes que trabajar más en algo que no te gusta o te quita vida, pues utiliza el medio que puedas pagar y búscate la forma para disfrutar del viaje, llévate música o lectura que te guste, una comida que te encante, la ropa que más cómodo te haga sentir…
  • No le dediques tiempo a cosas o personas que no te producen nada. Aunque no lo creas hay vampiros de tiempo, aléjate de esas personas, no saben utilizar su crédito y quieren que malgastes el tuyo.
  • Sé ordenado. Si tienes cada cosa en un sitio y de manera ordenada perderás menos tiempo en encontrarlo y no perderás tiempo en buscar cosas. Por ejemplo, deja las llaves en el mismo sitio siempre, pon un lugar para dejar el cargador del teléfono, ten sitios fijos para los utensilios de la cocina, todas las herramientas juntas…
  • Practica el minimalismo. Para mí fue un gran descubrimiento, ten pocas cosas, las que necesites y utilices, varía de una persona a otra, pero seguro que tienes cosas de sobra, todos las tenemos, revisa tu casa, prendas de vestir, papeles, ordenador, fotos y cacharros variados. Tira, vende, dona o regala todo lo que lleves más de un año sin usar, elementos que tengas repetidos (de verdad necesitas 3 destornilladores planos…), al tener menos cosas te será más fácil mantener todo limpio y ordenado, perderás menos tiempo en encontrar algo, y te aseguro que a nivel mental también te liberará un montón. La pregunta del millón, y si cuando pase un tiempo me hace falta¿?, créeme, si llevas más de un año sin usarlo, no te va a hacer falta, y si se diera el caso, ya lo comprarás, alquilarás, buscarás, pedirás prestado o encontrarás una solución. A veces pienso que si nos parasemos a pensar podríamos tener en una comunidad de vecinos muchas cosas para compartir: lavadoras, secadoras, aspiradora, vehículos,  herramientas, internet, impresora…, sería más barato, tendríamos más sitio en nuestras casas, menos preocupaciones, a nivel medioambiental consumiríamos menos recursos, y seguro que muchas más ventajas que no se me ocurren.
  • Aprende a decir NO. Muchas veces, por quedar bien, por miedo a la reacción de la otra persona o al qué dirán, por no ser un soso, etc, decimos que sí a muchas cosas que en ese momento no nos apetecen. Resultado, estamos gastando crédito de tiempo en algo que no nos gusta o no lo vamos a disfrutar.
  • Dar explicaciones o describir sentimientos por whatsapp, teniendo en cuenta que igual no somos grandes escritores con muchos recursos literarios, tiene varias pegas. La primera es el tema que tratamos hoy, el tiempo, igual terminas antes o disfrutas y te sienta mejor hacer una llamada, por no hablar de lo peligroso de los servicios de mensajería que los carga el diablo, pues depende de cómo esté o le ha haya ido el día a nuestro interlocutor, así entenderá el mensaje, pues las palabras las pones tú, pero el sentimiento lo pone él. Igual nos crea un problema mayor que nos va a quitar más tiempo el hecho de resolverlo.
  • No llames, envía un email. Se puede dar el caso contrario al anterior, quizá para algunas cosas sea más rápido un mensaje o un correo electrónico para algo muy particular y claro, en vez de llamar, que nos pongan en espera, que nos pasen con la persona que queremos, que llamemos y no nos cojan el teléfono. Creo que no hace falta explicarlo. Aplícalo.
  • Haz una foto del artículo, cartel, calle, matrícula o lo que te haga falta en vez de apuntarlo.
  • Agrupo varios recados por zona y organízate de manera que aproveches el desplazamiento para hacer todas esas cosas que están cerca o de camino. Si no es algo urgente, espera a tener que pasar por allí para otra cosa y aprovechar el viaje.
  • Usa la tecnología. Hoy día hay aplicaciones para casi todo, y puedes comprobar a qué hora pasa el siguiente bus por tu parada, ver cámaras de la ciudad o el tráfico en tu ruta, todo ello te ayudará a aprovechar ese tiempo en casa o en otra tarea, en hacer una compra antes de subir al bus o elegir el itinerario más rápido ese día, que quizá sea más largo, pero será la mejor opción ese día.
  • Cuando hagas algo, hazlo bien. Algo que haces mal o regular lo acabas haciendo dos veces. Es preferible dedicar un poco más de tiempo porque a la larga te saldrá rentable. Si colocas un cuadro regular, se caerá y tendrás que volver a colocarlo, hazlo bien y no se caerá.
  • No procrastinar. No aplaces las cosas una y otra vez, pasándolo a otro día y otro día…, hazlo ya y fuera, cada vez que lo pasas de día o buscas una excusa estás gastando tu tiempo.
  • Anota cosas y libera tu mente. Algo que me funciona es apuntar en el bloc de notas del teléfono cuando me acuerdo de algo, y en esos momentos en los que me desplazo o esos días que he terminado con lo importante o quiero zanjar temas tiro de la lista. Ojo, también apunto cosas que quiero o me apetece hacer pero que en el momento que lo pienso no me es posible, todo no es trabajo, jejeje, por ejemplo, si paso por la puerta de un restaurante al que quiero ir, lo apunto, y en cuanto me cuadra voy. Igual que debes cumplir la lista para tareas de la vida también hay que cumplirlas para las cosas que te gustan, pero es cierto que si no las apuntas quizá el día que quieras ir a comer a la calle no te acuerdas y acabas donde siempre.

Sólo deseo que alguna te haya servido y que haya conseguido que te plantees tu vida y tu tiempo. Si ha sido así, me alegro porque te he hecho ahorrar tiempo, si no ha sido así, lo siento, a veces hay que gastar un poco de tiempo investigando para mejorar, jejeje. Un saludo. Gracias.

¿Y tú? ¿Puedes compartirnos algún ejemplo de mejora que hayas hecho con respecto al tiempo o alguna idea que se te ocurra?Estoy deseando leerla.

No tengo tiempo.

Reflexionamos sobre el tiempo.

No sabemos cuándo se nos va acabar el “tiempo” de nuestras vidas, éso está en manos del destino, de Dios, de la suerte, de cuando “te toque” o cualquier otro concepto o creencia que tengamos, todas ellas respetables, pero a la vez, independientemente de la creencia o visión que tengamos de la vida, todas coinciden en que el tiempo es limitado, tienes un “crédito de horas”. Está claro, que con nuestras decisiones, actos y forma de vivir, podemos acortar o alargar este “crédito”, o disfrutarlo con más o menos calidad. No es menos cierto que muchas personas, teniendo el mismo crédito le sacan más partido que otras, porque se organizan mejor, no malgastan el crédito, delegan o contratan a otras personas para que les liberen tiempo, lo usan en acciones que les devuelve más tiempo o mejoran su calidad, etcétera. Es por ello, que debemos ser conscientes de este hecho, valorar el tiempo, saber que no podemos comprar más tiempo en un supermercado (al menos de momento) y tomar las decisiones más adecuadas. El tiempo, tal cual, es el mismo para todos, 24 horas cada día que tenemos todos los que estamos vivos, así que cuando decimos que no tenemos tiempo, realmente estamos diciendo que preferimos usar ese tiempo en otras actividades o que no somos conscientes de dónde lo estamos gastando. Os invito a que reflexionéis, tampoco hay que agobiarse ( gastamos tiempo y tenemos crédito limitado,jeje), pero sí pensar en qué nos gusta, qué nos hace sentir bien, qué cosas o personas son importantes para nosotros y qué acciones podemos tomar para mejorar la calidad de este crédito. Así que ánimo, reflexiona, visualiza y empieza a usar bien tu crédito, por ejemplo, dedicando tiempo a tu pareja, amigos, familia, mascota, a ti mismo haciendo algo de ejercicio, comiendo sano, haciendo actividades que te gustan y buscando algún trabajo que te apasione. Por último, algunas ideas prácticas:

  • Si te desplazas andando o en transporte público, puedes aprovechar para escuchar música, una conferencia, un audio libro, un curso de idiomas, grabar ideas o notas de cosas que debas hacer, leer, estudiar, ordenar la cartera y tirar todos esos papelitos que llevas, responder email, hacer una llamada que tenías pendiente…
  • Haz la compra de alimentos u otros artículos por internet, si hay alimentos que te gusta elegir en la frutería, por ejemplo, ve tú mismo, pero “para lo de siempre” champú, detergente para la ropa, artículos empaquetados…, pide que te lo lleven.
  • Delega actividades que te quiten tiempo y no te guste hacer, el límite estaría en que si para pagar esos tipos de servicios tienes que trabajar más en algo que no te gusta o que te quita mucho tiempo de vida, porque si es así, igual “gastas” menos tiempo en hacerlo tú mismo.
  •  Revisa todo lo que haces, busca fórmulas, pregunta,compara, piensa, si realmente merece la pena y está dentro de lo que quieres para tu vida, si es así, busca la manera de optimizarlo, hacerlo mejor, más rápido y/o que lo disfrutes más haciéndolo. No sé, igual no te gusta barrer, pero si cantas o escuchas música, te quitas los zapatos al entrar en casa, consigues que tengas que barrer menos y que cuando lo hagas te lo pases bien.
  • Hoy en día hay muchos trámites que se pueden hacer vía internet o teléfono, te ahorrará muchas esperas, desplazamiento, buscar aparcamiento, etc.
  • También existen comparadores online para casi todo, úsalos y no tendrás que ir tienda por tienda o empresa por empresa.
  • Hay veces que el transporte más rápido es el más caro, pero igual merece la pena. Volvemos a lo hablado antes, si puedes permitirte pagarlo seguramente será una buena opción, ahora, si para pagarlo tienes que trabajar más en algo que no te gusta o te quita vida, pues utiliza el medio que puedas pagar y búscate la forma para disfrutar del viaje, llévate música o lectura que te guste, una comida que te encante, la ropa que más cómodo te haga sentir…
  • No le dediques tiempo a cosas o personas que no te producen nada. Aunque no lo creas hay vampiros de tiempo, aléjate de esas personas, no saben utilizar su crédito y quieren que malgastes el tuyo.
  • Sé ordenado. Si tienes cada cosa en un sitio y de manera ordenada perderás menos tiempo en encontrarlo y no perderás tiempo en buscar cosas. Por ejemplo, deja las llaves en el mismo sitio siempre, pon un lugar para dejar el cargador del teléfono, ten sitios fijos para los utensilios de la cocina, todas las herramientas juntas…
  • Practica el minimalismo. Para mí fue un gran descubrimiento, ten pocas cosas, las que necesites y utilices, varía de una persona a otra, pero seguro que tienes cosas de sobra, todos las tenemos, revisa tu casa, prendas de vestir, papeles, ordenador, fotos y cacharros variados. Tira, vende, dona o regala todo lo que lleves más de un año sin usar, elementos que tengas repetidos (de verdad necesitas 3 destornilladores planos…), al tener menos cosas te será más fácil mantener todo limpio y ordenado, perderás menos tiempo en encontrar algo, y te aseguro que a nivel mental también te liberará un montón. La pregunta del millón, y si cuando pase un tiempo me hace falta¿?, créeme, si llevas más de un año sin usarlo, no te va a hacer falta, y si se diera el caso, ya lo comprarás, alquilarás, buscarás, pedirás prestado o encontrarás una solución. A veces pienso que si nos parasemos a pensar podríamos tener en una comunidad de vecinos muchas cosas para compartir: lavadoras, secadoras, aspiradora, vehículos,  herramientas, internet, impresora…, sería más barato, tendríamos más sitio en nuestras casas, menos preocupaciones, a nivel medioambiental consumiríamos menos recursos, y seguro que muchas más ventajas que no se me ocurren.
  • Aprende a decir NO. Muchas veces, por quedar bien, por miedo a la reacción de la otra persona o al qué dirán, por no ser un soso, etc, decimos que sí a muchas cosas que en ese momento no nos apetecen. Resultado, estamos gastando crédito de tiempo en algo que no nos gusta o no lo vamos a disfrutar.
  • Dar explicaciones o describir sentimientos por whatsapp, teniendo en cuenta que igual no somos grandes escritores con muchos recursos literarios, tiene varias pegas. La primera es el tema que tratamos hoy, el tiempo, igual terminas antes o disfrutas y te sienta mejor hacer una llamada, por no hablar de lo peligroso de los servicios de mensajería que los carga el diablo, pues depende de cómo esté o le ha haya ido el día a nuestro interlocutor, así entenderá el mensaje, pues las palabras las pones tú, pero el sentimiento lo pone él. Igual nos crea un problema mayor que nos va a quitar más tiempo el hecho de resolverlo.
  • No llames, envía un email. Se puede dar el caso contrario al anterior, quizá para algunas cosas sea más rápido un mensaje o un correo electrónico para algo muy particular y claro, en vez de llamar, que nos pongan en espera, que nos pasen con la persona que queremos, que llamemos y no nos cojan el teléfono. Creo que no hace falta explicarlo. Aplícalo.
  • Haz una foto del artículo, cartel, calle, matrícula o lo que te haga falta en vez de apuntarlo.
  • Agrupo varios recados por zona y organízate de manera que aproveches el desplazamiento para hacer todas esas cosas que están cerca o de camino. Si no es algo urgente, espera a tener que pasar por allí para otra cosa y aprovechar el viaje.
  • Usa la tecnología. Hoy día hay aplicaciones para casi todo, y puedes comprobar a qué hora pasa el siguiente bus por tu parada, ver cámaras de la ciudad o el tráfico en tu ruta, todo ello te ayudará a aprovechar ese tiempo en casa o en otra tarea, en hacer una compra antes de subir al bus o elegir el itinerario más rápido ese día, que quizá sea más largo, pero será la mejor opción ese día.
  • Cuando hagas algo, hazlo bien. Algo que haces mal o regular lo acabas haciendo dos veces. Es preferible dedicar un poco más de tiempo porque a la larga te saldrá rentable. Si colocas un cuadro regular, se caerá y tendrás que volver a colocarlo, hazlo bien y no se caerá.
  • No procrastinar. No aplaces las cosas una y otra vez, pasándolo a otro día y otro día…, hazlo ya y fuera, cada vez que lo pasas de día o buscas una excusa estás gastando tu tiempo.
  • Anota cosas y libera tu mente. Algo que me funciona es apuntar en el bloc de notas del teléfono cuando me acuerdo de algo, y en esos momentos en los que me desplazo o esos días que he terminado con lo importante o quiero zanjar temas tiro de la lista. Ojo, también apunto cosas que quiero o me apetece hacer pero que en el momento que lo pienso no me es posible, todo no es trabajo, jejeje, por ejemplo, si paso por la puerta de un restaurante al que quiero ir, lo apunto, y en cuanto me cuadra voy. Igual que debes cumplir la lista para tareas de la vida también hay que cumplirlas para las cosas que te gustan, pero es cierto que si no las apuntas quizá el día que quieras ir a comer a la calle no te acuerdas y acabas donde siempre.

Sólo deseo que alguna te haya servido y que haya conseguido que te plantees tu vida y tu tiempo. Si ha sido así, me alegro porque te he hecho ahorrar tiempo, si no ha sido así, lo siento, a veces hay que gastar un poco de tiempo investigando para mejorar, jejeje. Un saludo. Gracias.