Alimenta tu cerebro

Con este sugerente título, el Doctor David Perlmutter, neurólogo de reconocido prestigio, y autor de varios libros interesantísimos como Cerebro de pan, comparte en este libro sus conocimientos y experiencias sobre la flora intestinal y el cerebro. Si bien es cierto, que el libro puede ser un poco técnico o tedioso por algunos conceptos o nombres más técnicos para las personas que no estén habituadas a este tipo de bibliografía y que ha levantado ciertas críticas, la cantidad de información, consejos y mensajes que nos ofrece, van a conseguir que no seas indiferente con este tema, que haya un antes y un después al leer este libro, y que, irremediablemente, mires la alimentación y la salud con otro prisma.
A lo largo del libro, nos enseña cómo funciona nuestro cuerpo, la importancia de la flora intestinal y la relación que tiene con trastornos y enfermedades como el asma, el TDHA (Trastorno del Déficit de Atención e Hiperactividad), el autismo, las alergias alimentarias, los trastornos del sueño o del estado de ánimo, la diabetes, el sobrepeso, el estreñimiento, los problemas de memoria, las infecciones frecuentes o constipados, la celiaquía, el colon irritable, la artritis, la hipertensión, los problemas de la piel como el acné, los síndrome menstruales, entre otros.
Nos indica, que hay tres fuerzas que dañan nuestra flora intestinal:
La exposición a sustancias como el azúcar y el gluten, el cloro que posee el agua y los antibióticos, la falta de nutrientes adecuados que alimenten nuestras bacterias buenas y en tercer lugar el estrés.
Tras exponer algunos casos reales que ha tratado, compartir muchos datos y estudios realizados, nos habla sobre alimentación, nos da muchos consejos que podemos implementar en nuestro día a día y finaliza con una dieta tipo de siete días y recetas paso a paso, entre los que destacan las carnes, pescados , verduras,frutas, yogur y condimentos, y en los que los carbohidratos y alimentos industrializados no aparecen.

A modo de resumen, voy a exponer a continuación diversas ideas e indicaciones que él nos ofrece y me han parecido reveladoras, o como poco, te harán pensar las cosas, aunque es cierto que correlación no implica causalidad, te remite a varios estudios científicos que demuestran muchas de las informaciones que nos ofrece:

1. La forma en la que naces , parto vaginal o cesárea, y si te dieron leche materna o no, son dos puntos importantes para la población de bacterias saludables que tendrás, aunque el Dr. Perlmutter también nos dice que si no has nacido por parto natural y has sido amamantado con leche materna, más tarde, puedes hacer mucho por tu flora intestinal.
2. En países menos desarrollados, la incidencia de cáncer, cardiopatías, Alzheimer o depresión, son muy inferiores al de los países desarrollados.
3. Entre el 80 y el 90% de la serotonina del cuerpo, el neurotransmisor de la felicidad, es producida por las neuronas intestinales.
4. Los niveles altos de azúcar en sangre aumentan la inflamación e incrementan el riesgo de padecer enfermedades con base inflamatoria, de hecho, la relación que existe entre la falta de control de azúcar en sangre y el Alzheimer es tan sólida que los científicos empiezan a llamar a esta enfermedad diabetes tipo 3.
5.La permeabilidad intestinal, algo que no es bueno, pueden hacer que el cerebro también sea permeable y no pueda protegerse de los tóxicos.
6. La deficiencia de vitamina B12 está muy relacionada con la depresión, y aunque puede obtenerse a través de pescado, pollo o huevos, es en el intestino delgado donde se fabrica.
7. Entre 2 y 5 tazas de café, según ciertos estudios, y por supuesto dependiendo de las circunstancias personales, está relacionado con una menor incidencia de Alzheimer.
8.Los dos principales grupos de bacterias son las firmicutes y las bacteroidetes, y su proporción está relacionada con la inflamación del cuerpo y por ende con trastornos como la obesidad o la diabetes.
9.El gluten no le hace bien a nuestro cuerpo, según han demostrado las investigaciones con respecto al sistema inmunitario. Los trabajos del Doctor Fasano revelan que el mismo mecanismo por el que el gluten aumenta la inflamación y la permeabilidad intestinal también provoca un daño en la barrera hematoencefálica, es decir, en nuestro cerebro.
10.Alimentos como el yogur con cultivos vivos y sin conservantes, azucares o conservantes, el kéfiro el té de kombucha, entre muchos otros (que nos indica en el capítulo 10 del libro) son buenos para tu microbioma.
11. El consumo de grasas saludables como aceite de coco, aguacate, aceite de oliva virgen extra y la reducción de carbohidratos favorece tu microbiota intestinal.
12. El té, el café, el vino y el chocolate, con moderación todos ellos y siempre que no haya contraindicaciones y te guesten y te sienten bien, ayudarán a tus bacterias a estar sanas.
13. Hacer ayunos intermitentes o disminuir las cantidades de alimentos que consumes, también es muy beneficioso. Para ello hay que informarse, formarse y/o consultar con un especialista.
14. La cúrcuma tiene grandes propiedades antiinflamatorias y antoxidantes.

Tras exponerte algunas de las ideas que me han parecido más relevantes, no puedo dejar de recomendarte que adquieras su libro y profundices, sería imposible señalar aquí todo lo aprendido. Os dejo un enlace de la versión de bolsillo, más cómoda para llevar a cualquier sitio y más barata, es la que yo he leído, si os interesa la salud y os gustan estos temas, no creo que os decepcione leer el libro. Igualmente os dejo el enlace a su página web a la que continuamente te invita a visitar durante la lectura del libro para ampliar información de los estudios que señala, aunque he de añadir que es una página repleta de información, vídeos y noticias muy interesante. https://www.drperlmutter.com/