Dándole vueltas al «coco».

Pues sí, hoy estamos dándole vueltas al «coco», un alimento que para mí hasta hace relativamente poco ha pasado desapercibido, y que solo he consumido esporádicamente en alguna feria o en Navidad. El coco es un alimento apasionante, de él se extrae el aceite, agua, leche de coco, la «carne»del propio coco, se deshidrata y se presenta el coco rallado, azúcar de coco, incluso se fabrican colchones y almohadas utilizando como materia el propio coco. El valor nutricional es bastante interesante.

Valor nutricional por cada 100 g de pulpa
Energía 354 kcal 1481 kJ
Carbohidratos 15.23 g
 • Azúcares 6.23 g
 • Fibra alimentaria 9 g
Grasas 33.49 g
 • saturadas 29.70 g
 • monoinsaturadas 1.43 g
 • poliinsaturadas 0.37 g
Proteínas 3.3 g
Tiamina (vit. B1) 0.066 mg (5%)
Riboflavina (vit. B2) 0.02 mg (1%)
Niacina (vit. B3) 0.54 mg (4%)
Ácido pantoténico (vit. B5) 0.3 mg (6%)
Vitamina B6 0.054 mg (4%)
Ácido fólico (vit. B9) 26 μg (7%)
Vitamina C 3.3 mg (6%)
Calcio 14 mg (1%)
Hierro 2.43 mg (19%)
Magnesio 32 mg (9%)
Fósforo 113 mg
Potasio 356 mg (8%)
Zinc 1.1 mg (11%)

Podéis tomarlo como postre, entre horas, después de hacer deporte, llevarlo a la playa, al hacer senderismo…

Hoy en día se encuentra en cualquier sitio, incluso en la frutería de vuestro barrio es posible que haya, suele tener un precio bastante económico, yo he llegado a comprarlo a menos de 70 céntimos de euro la unidad, aunque puede variar de un lugar a otro. Al elegirlo hay que comprobar que no esté roto y moverlo, cuanta más agua tenga dentro más se escuchará y también pesará más, éste sería una buena elección.

Ahora viene lo bueno, ¿cómo se pela un coco?, tranquilos, solución aquí:

Utensilios necesarios, o los que yo uso después de haber probado varios métodos, sacacorchos, colador, recipiente, martillo, pelador y cuchillo. Cuando abrí el primero me sorprendió lo fácil que era, tan pronto como abras 3 ó 4, te puedes dedicar a ello, jejeje, en serio, es más fácil de lo que parece, depende de la habilidad de cada uno, está claro, pero hay aplicaciones de móvil que son más difíciles. Una vez que lo peles puedes dejarlo en su mismo agua y añadirle un poco más y a la nevera, a mí me gusta mucho fresquito, sacia mucho y estás comiendo algo que no es industrializado. Además las grasas del coco son muy buenas.

El agua de coco también tiene muchas propiedades y dicen que hidrata muchísimo, la naturaleza es sabia y coloca de manera natural este fruto en zonas desérticas o con temperaturas elevadas. También la podéis conseguir en forma de latas o tetabricks.

La leche de coco la extraen prensando la pulpa y añadiendo agua, si bien aquí comentar que de momento no he encontrado muchas bebidas de este tipo que me merezcan la pena, suele ser muy caras, con un porcentaje de coco muy bajo, mucha agua, y lo peor, grandes cantidades de azúcares, conservantes, aceites vegetales y cosas que no sé ni pronunciar, así que mirar los ingredientes antes de comprarla y recordad que los ingredientes en los productos se listan de mayor a menor proporción, es decir, que si lo primero es agua, lo segundo azúcar y lo tercero coco, tiene más azúcar que coco.

Por su parte, el azúcar de coco tiene un índice glucémico bastante bajo, esto significa que la reacción de tu cuerpo ante este azúcar es menos «bestia» que la que tiene con el azúcar refinado. Nosotros evitamos los azúcares, sólo utilizamos muy de vez en cuando stevia, a ser posible natural, pero es como todo, si estás empezando, estás muy acostumbrado al azúcar refinado, pues bueno, cambiarte al azúcar de coco ya es una mejora, si encima reduces la cantidad y en vez de dos cucharaditas que le echabas antes le echas una ahora, pues está claro que estás mejorando, que es de lo que se trata.

El aceite de coco sí lo usamos bastante. Para cocinar es de los mejores, pues aguanta muchísimo la temperatura, además da un sabor muy rico a todo. Últimamente intentamos cocinar con aceite de coco, y el de oliva virgen extra utilizarlo para comerlo crudo y aderezar las ensaladas. En cuanto al aceite de coco señalar que a veces ponen «aceite de coco virgen extra», o términos similares, pero el aceite de coco no tiene variedades como el de oliva, solo observar si tiene origen ecológico, que no lleve más ingredientes adicionales, etc. También lo usamos muchas veces con el café, sí con el café, empecé a tomarlo solo cuando antes siempre lo tomaba con leche, pues si le añades al café solo una o dos cucharaditas de aceite de coco le da un punto muy bueno, al menos a nosotros nos gusta, y si vas con prisa o no tienes muchas ganas de tomar nada por la mañana te aseguro que tomarte un café con aceite de coco te da energía para toda la mañana y no tendrás hambre. Pruébalo, lo peor que te puede pasar es que no te guste.

Y por último el coco rallado. Lo hemos utilizado para hacer masas de pan, «dulces» tipo bizcochos y yo a veces lo mezclo con yogur natural. El coco rallado lo puedes utilizar como harina.

Acabamos aquí hoy, os dejamos algunas ideas después de calentarnos el coco, y esperamos que os sean útiles, cuidado con el martillo, por favor.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ver más

  • Responsable: El titular del sitio.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad